El primer mes de vida es fundamental para fijar las habilidades motoras básicas que se adquieren. Éstos van a ser patrón de desarrollo de las funciones del sitema bucal del niño y del adulto. En ese momento se constituyen patrones reflejos de naturaleza compleja que se aprenden. Los hábitos de succión no nutritiva (chupete o succión digital)  son una actividad fisiológica durante los primeros meses de vida, pero no deben prolongarse ya que originaran maloclusiones llamadas: MORDIDA ABIERTA ANTERIOR y MORDIDA CRUZADA POSTERIOR.

La mordida abierta anterior es una maloclusión caracterizada por un espacio aumentado entre los incisivos y caninos superiores e inferiores . Si se abandona el hábito tempranamente, antes de los dos años y medio de edad, mejoran de manera espontánea.

La mordida cruzada posterior es una maloclusión caracterizada por presentar los molares inferiores en una posición más externa y los molares superiores ocluyendo con estos «por dentro». Aunque el hábito se abandone no se soluciona el problema de manera espontanea, requiere tratamiento ya que además tienden a empeorar.

Sabías que:

la postura y el modo de succionar durante la lactancia afecta al desarrollo de la mandíbula y el resto de estructuras de cabeza y cuello.

los hábitos deformantes son más frecuentes en niñas.

el malhábito más común es el de interposición lingual en el momento de la deglución.

existe un riesgo relativo de 1.32 veces más de desarrollo de maloclusiones en el tipo de lactancia de biberón que el de lacatancia materna exclusiva.

estudios avalan que existe un mayor porcentaje de niños con obesidad en aquellos que no usaron chupete respecto a los que sí lo usaron